Torre del Alcázar de Segovia

La torre de Juan II culmina en una gran terraza panorámica. Desde ella se aprecia una gran vista de la ciudad. Especialmente del barrio de las Canonjías, la catedral y la judería.

Las dos escaleras que hay que salvar para llegar arriba suman 156 escalones, la mayor parte de ellos en una escalera de caracol bastante estrecha e inclinada.

Al cruzar el portón que da acceso a la primera escalera, fíjese en el considerable grosor de los muros. Cuando acabe el primer tramo llegará al cuarto de guardia. Pegado al muro frontero está el lecho donde probablemente dormía el vigilante de la torre.

Por encima hay cuatro plantas. Su uso más habitual fue como prisión. Era casi imposible escapar de aquí. Sus inquilinos solían ser personajes de alta condición, por lo que disfrutaban de ciertas comodidades en sus celdas tales como tapices, alfombras y mobiliario. El último preso de Estado fue el general Berenguer en los años treinta del siglo pasado.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.